Sobre el inconsciente y el consciente en tu rostro

En el rostro el inconsciente viene dado por la forma de la osamenta (cráneo), y el consciente sale a través de los sentidos (ojos, nariz y boca). El cráneo y su anchura nos da una pista de qué es lo que reclama el inconsciente y en qué debe basarse la felicidad de cada persona. Antes de eso, debo explicar brevemente cómo se dividen las zonas de la cara:

Parte intelectual-cerebral: frente y ojos

Parte emocional y social: pómulos y nariz

Parte material, instintiva, sexual y de acción: mandíbula, mentón y boca

La zona más ancha vista desde el frente es la que indica dónde encuentra la felicidad el sujeto: si es la cerebral será en el estudio y el aprendizaje; si es la emocional será en la amistad y el amor; si es en la material será en las posesiones, el sexo y los caprichos.

El problema es cuando el consciente perteneciente a la misma zona está cerrado. Así, el inconsciente reclama algo, pero el consciente no es capaz de dárselo. Puede llegar a causar depresión, ansiedad, problemas psicológicos. Sin embargo, si el sujeto es capaz de canalizar esa necesidad por otra zona (es decir, compensar sus necesidades no satisfechas con otras necesidades que sí puede satisfacer, para compensar unas con otras) puede llegar a haber un equilibrio. La zona por donde se hace esa compensación se denomina “zona dominante”, y es aquella que tiene dicho sentido tónico, abierto y grande (más adelante haré una distinción sobre atonía-tonía).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: