Diferencias entre retraído lateral y retraído frontal: ejemplos de escenas

Así, se me ha ocurrido un artículo sobre cómo actúan en la realidad un retraído lateral y un retraído frontal, porque una imagen vale más que mil palabras. Ahora, recordatorio de cuál es cuál (esperemos que en menos de mil palabras):

Retraído lateral: Se ve de perfil, la frente está inclinada hacia atrás (pero la forma es independiente). Indica que el pensamiento está en constante movimiento hacia la acción, no se detiene a reflexionar sobre sí mismo, es impulsivo en las decisiones y las opiniones que se toma de los demás. Si está combinado con la expansión del rostro (vista de frente, la cara tiende a ser más ancha que estrecha) potenciará la sociabilidad, el gusto por la acción  y el movimiento. No le gusta planear las cosas, está siempre haciendo cosas mientras las improvisa. 

Puede estar compensado por: surco en la frente, ojos tónicos, pequeños o hundidos, barbilla en retracción frontal (de perfil se ve poco sobresaliente o hacia dentro), retracción lateronasal (que da timidez)

 

Retraído frontal: La frente vista de perfil es vertical (puede ser recta, o curvada, la forma no define qué tipo de retracción tiene). Tiene gusto por reflexionar, por pensar y anticiparse a todo lo que hace. No le gusta improvisar y no se le da bien, necesita tenerlo todo controlado. Evita los cambios, y cuando tiene que tomar una decisión, se toma su tiempo para analizar los pros y los contras de todo detalle. El autocontrol es su norma. Analiza lo que se le ponga por delante, por eso a veces puede dar la impresión de ser una persona pasiva, tranquila e introvertida, aunque en realidad tiene un rico mundo interior.

Compensado por: Tonicidad general, ojos salientes y grandes, barbilla en retracción lateral (hacia fuera), orificios de la nariz abiertos, nariz tónica, pómulos sobresalientes, expansión de frente (le da un poco más de sociabilidad y optimismo).

Vista la teoría, pasemos a la práctica:

 

Caso uno: Enamoramiento, se plantea si confesarse o no (en expansión la zona emocional en ambos, es decir, que el inconsciente demanda amor y amistad para ser feliz)

  • El retraído frontal analizará qué palabras dirá, y todas las posibles reacciones de su amor platónico. Para cada reacción creará un plan que seguir, con las palabras, gestos y acciones premeditados para crear la impresión que desea (en caso de aceptación del otro, si mostrar alegría o indiferencia, o en caso de rechazo, si mostrar frialdad o enfado). Si además de ser retraído frontal, tiene retracción lateronasal (pómulos planos vistos de perfil) será mucho más apasionado y sensible, y además tímido, lo que es un freno en la puesta real de sus planes. Tal vez no los llegue a realizar nunca, salvo que tenga tonicidad general (impaciencia, acción, autocontrol) o la barbilla en retracción lateral (acción, puesta en práctica de las ideas)
  • El retraído lateral no planeará nada. En cuanto tenga a su amorío delante soltará todo lo que piensa y siente sin pensar en las consecuencias, sin meditar que puede ser rechazado y por tanto sufrir. En caso de recibir una negativa, mostrará inmediatamente tristeza o enfado sin importarle qué imagen está creando en la otra persona. Si tiene retracción lateronasal, a la hora de estar delante del otro y soltar lo que quiere decir, la timidez le hará parecer indeciso, o puede que le haga darse media vuelta antes de expresarse. Si se da que tiene combinación de expansión de frente, retracción lateronasal y orificios de la nariz cerrados, su poca sensibilidad hará que no le importe mucho la negativa. Pensará “pues otra caerá, si no es esta, encontraré otra (persona)”. La barbilla en retracción frontal también será un freno en su acción: impulsivo de pensamiento, pero tímido a la hora de la verdad.

 

Caso dos: ante un viaje imprevisto

  • El retraído lateral se dejará llevar, disfrutará o lo intentará, no se estresará. Irá preparando las cosas según va avanzando. Meterá las cosas en la maleta sin pensar mucho en sus necesidades o comodidad. No intentará anticiparse a los detalles del viaje ni a cómo será su destino, o qué hará una vez que llegue allí.
  • El retraído frontal se estresará, porque necesita planearlo todo con antelación, ya sea lo que va a meter en la maleta un hacerse un esquema con los horarios y sitios a dónde va a ir cuando llegue a su destino. Perderá tiempo metiendo las cosas en la maleta porque meditará cómo conjuntar la ropa, si llevar ropa cómoda o elegante, si irá a algún evento que requiera algún estilo determinado. Siendo premeditado, llevará también lo necesario para solucionar problemas que se le puedan presentar: toalla por si no hay en el hotel, tiritas por si los zapatos le hacen daño, analgésicos por si le duele la cabeza, abrigo y también camiseta porque no sabe qué temperatura habrá.

 

 

No hay un tipo bueno y uno malo, cada uno tiene sus ventajas y desventajas. El retraído lateral no se estresará, estará más relajado, pero también es posible que por falta de organización se pierda muchas cosas que ver en su destino. El retraído frontal se agobiará al principio, pero luego disfrutará cuando vea que todo sale según lo previsto, y los pequeños inconvenientes se van solucionando solos o con los planes que tenía en la mente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: