Blancanieves

Recién escrito en la antología poética aún no acabada titulada Poemas urbanos.

Blancanieves

Su piel tan blanca
refleja la luz como un espejo.
Labios de piruleta,
enrojecidos como un corazón vivo dentro del pecho,
y dulces como maduras fresas.
Cutis como de porcelana,
geisha europea sin maquillaje que engaña.
Elegante nariz chata de bebé recién nacido,
silueta grácil como de cervatillo.
Posee ojos grandes y negros,
profundos
como el cielo nocturno,
y la luz se rompe en sus pupilas
convirtiéndose en estrellas atrapadas.
Arqueadas cejas los coronan,
y suaves pestañas de seda los adornan.
El cabello como cola de caballo,
liso y negro como un río que fluye
en la oscuridad de un bosque nocturno.
Y su risa rápida de alas de colibrí
y cantar de ruiseñor.

Mujer más bella no existe en este mundo de mortales.
No solo su envoltura carnal
está libre de defectos,
sino que su espíritu
es blanco como la luz purísima,
y no hay un solo pozo negro
en sus recuerdos
que pueda enturbiar su conciencia.

La mujer perfecta.

¿Cómo no envidiarla?
Hasta yo estoy a punto de convertirme
en la bruja mala,
y entregarle una manzana colorada
como su boca perfecta de piruleta.
Pero no quiero acabar con ella,
anhelo absorberla y convertirme
en su gemela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: