Sara Roi, en entrescritores, y su novela Fantasías inconfesables

Informe de lectura crítica sobre Fantasías inconfesables, de Sara Roi
Por Lucía Herguedas Verdía
filóloga, escritora, correctora literaria, perito grafóloga, morfopsicóloga

Tras la lectura de esta novela de género erótico-fantástico, he decidido apoyar a la autora Sara Roi de la siguiente manera: escribiendo un informe de lectura crítica para difundir entre sus lectores, con el propósito de que su nombre se expanda y su novela sea reconocida por el mayor número de editoriales posibles, a fin de que quieran darle una oportunidad. Intentaré hacerlo lo mejor posible, y plasmar con mis propias palabras las sensaciones que me ha transmitido la lectura. Espero reflejar lo más fielmente posible el mundo de la novela Fantasías inconfesables.

Argumento
En el mundo real, los ángeles velan por el destino de los humanos, y se mezclan con ellos para intervenir en las vidas de las personas más influyentes y con más poder, ya sea político o monetario.
Hace dos mil años, Samziel salió malparado de su intervención en el mundo mortal, y como consecuencia fue maldito por un druída celta, cuya hija engañó a toda su tribu para hacerles creer que Samziel era el padre del hijo que esperaba. La mujer pretendía que Samziel se casara con ella, pero este logró resistirse a su presión. Cuando su padre, el druída, creyó que Samziel era el culpable del suicidio de la mujer, que acabó con su vida tras una discusión con el ángel, lo maldijo para siempre. Le arrancó el alma y la encerró en un colgante, convirtiéndole en una especie de genio sexual. La maldición le obligaba a satisfacer todos los deseos sexuales de las invocadoras que poseyeran el colgante, hasta el fin de los tiempos. La única manera de acabar con la maldición sería restituir la vida cuyo fin Samziel era el responsable: debía dejar embarazada a una mujer mortal. Pero Samziel está hundido en la culpa y el autodesprecio, y se niega a sí mismo el yacer con sus invocadoras para concebir. Resuelve sus obligaciones a base de alucinaciones muy realistas que provoca en las mentes de “sus amas”. Está convencido de que su maldición jamás acabará, y que solo podrá ser libre si acaba con su vida.
En la actualidad, una pequeña conspiración entre los amigos y hermanos de Samziel se está preparando para engañarlo y hacerle convencerse de que sí es posible acabar con la maldición tal y como la estipuló el druída. Así, hacen que el colgante acabe en manos de la mortal Ángela, protagonista y narradora de la historia. Ambos se acaban enamorando poco a poco a medida que van profundizando en sus vidas, sus miedos y anhelos. Ambos van evolucionando como personajes dejando atrás las cadenas que ellos mismos se han colocado: Samziel acaba perdonándose a sí mismo el suicidio de la hija del druída; Ángela supera los prejuicios sobre el sexo fruto de la ideología de la sociedad.
La maldición acaba cuando Samziel y Ángela hacen el amor a la manera de los ángeles: besándose con las manos unidas. Ángela se queda embarazada sin Samziel pretenderlo, y es cuando Ángela descubre que no es totalmente humana, sino que su alma proviene de un ángel caído que se reencarna cada vez que su cuerpo muere. Es lo que los ángeles llaman “un alma blanca”.
El ángel de la muerte, abuelo del propio Samziel e instigador de la conspiración, premia el amor de Ángela y Samziel otorgándole la inmortalidad a la humana, para que pueda vivir junto con su amado y sus hijos mellizos para siempre. Con una condición, por supuesto: que Samziel retome sus deberes como ángel protector de la humanidad, y que Ángela colabore en el destino de los mortales como si fuera un ángel más.

División
La novela se divide en largos capítulos, en cada uno de los cuales se desarrolla un hecho importante y otros pequeños hechos relacionados. La autora sabe finalizarlos en el momento justo para crear intriga.
Cuenta con prólogo, cuyos detalles solo se comprenden una vez finalizada la lectura, y epílogo, que parece querer adelantar una segunda parte.
En cuanto a la división de la historia:
Primera parte: Samziel despierta a Ángela en una escena erótica. Ella se asusta y lo rechaza; luego le pide explicaciones. Samziel se presenta como genio sexual y Ángela no lo cree, pero es comprensiva y le permite quedarse a dormir en la habitación del hotel hasta el día siguiente. Cuando ella se duerme Samziel se cuela en su subconsciente y crea en él un mundo de fantasías eróticas. El centro es una habitación inspirada en Las mil y una noches, de la cual parte una serie de puertas cerradas, cada una de las cuales la lleva a una fantasía erótica. A lo largo de la novela se nos muestran solo dos de esas fantasías (cuando el lector al llegar a ese punto piensa que la historia continuará centrándose en ese mundo de fantasías).
Segunda parte: Ángela acaba convenciéndose de que Samziel es real, de que es un genio sexual. Comienza su cambio de perspectiva y de superación de convencionalismos. El clímax de esta superación es la ruptura con su novio Pablo tras la cena en un restaurante. Pablo demuestra que es más importante para él su carrera y su triunfo profesional. Es un hombre que solo piensa en sí mismo y cree que el mundo debe girar según a su antojo. Él es quien en un principio quiere acabar con la relación, alegando que una relación a distancia no es buena para Ángela (cuando en realidad él la siente como una carga pesada que le molesta). Durante la ruptura revela sus convencionalismos e ideas sobre la sexualidad femenina, y Ángela ya no las comparte y supera esa estapa de su vida.
Tercera parte: A medida que pasan los días y acontecimientos Samziel y Ángela van conociéndose, intimando y enamorándose. Samziel va revelando pequeños detalles de su pasado, casi a disgusto porque le da vergüenza. Haciendo un pacto con él, Ángela logra que le cuente su verdadera historia y la de su maldición. Pero aunque Samziel sí le cuenta cómo llegó a ser maldito, le dice que es un demonio, en lugar de un ángel. Ángela lo acepta, no se asusta, porque en el fondo sabe que no es cierto. Samziel le dice que la maldición puede finalizar si su alma es liberada, si su invocadora (Ángela) lo desea. Ella acepta, y Samziel llama al ángel de la muerte, que es el encargado de liberar su alma del colgante del druída.
Cuarta parte: Cuando Samziel piensa que Ángela duerme, se aparece en la habitación del hotel la ofamín que dio el colgante a Ángela, para hablar con él y convencerle de que no libere su alma, porque hay otra manera de romper la maldición. Liberar su alma significa que Samziel morirá, y las almas de los ángeles no tienen un Más Allá, así que dejaría de existir para siempre. La verdadera manera de acabar con la maldición es dejar embarazada a una mujer mortal, pero Samziel está tan hundido en el remordimiento y la culpa que se niega esa posibilidad. Los otros hermanos de Samziel lo engañan mientras conversa con la ofamín, para despertar a Ángela y permitirle escuchar la conversación y conocer la verdad.
Quinta parte: El miedo y la culpa atormentan a Ángela, ella quiere que Samziel se quede con ella para siempre, no quiere ser la artífice de su muerte. Pero Samziel no quiere dejarla embarazada, sabe que las relaciones sexuales con humanos están prohíbidas, y sería desterrado de la Tierra, obligado a abandonar a su amada y su futura hija. Sin embargo, decide despedirse de Ángela haciendo el amor a la manera de los ángeles, sin imaginar que Ángela podría quedarse embarazada. Esto es posible porque ella tiene una parte de ángel, es un “alma blanca”, la reencarnación de un ángel muerto en combate. Así acaba la maldición de Samziel.
Sexta parte: Se les aparece el ángel de la muerte y el ángel del amor. Descubren que todo ha pasado por una apuesta que los dos ángeles hicieron por ver si eran capaces de hacer que Samziel acabara con la maldición. Cuando Samziel cree que se le obligará a separarse de Ángela, el ángel de la muerte decide otorgarle la inmortalidad a Ángela.
Séptima parte: En el epílogo se nos rebela una parte del futuro de Samziel y Ángela, y se nos enseña cómo es su pequeña familia. Sus hijos mellizos llevan una vida casi mortal como niños normales, e incluso van al colegio y tienen amigos humanos. Se nos dan algunos detalles sobre un demonio antiguo vencido por Samziel y encerrado en una vasija escondida. Algo hace sospechar que la autora tiene pensada una segunda parte.

Personajes
Los protagonistas de la novela son Ángela y Samziel, que se presenta como Sam. Sin embargo los causantes de la acción son el ángel de la muerte y el ángel del amor, que hacen una apuesta por ver si Samziel será capaz de terminar su maldición.
Ángel de la muerte: Se presenta con un aspecto intimidante y tenebroso, vestido con una capa negra, con una capucha que le tapa el rostro la mayoría del tiempo. Sus rasgos personifican la belleza varonil ideal, hasta el punto de crear un hechizo de atracción fatal en todo aquel que lo contempla. Así, reune la autora en un mismo personaje dos corrientes distintas de la imagen de la muerte: la muerte como un monstruo encapuchado temible; y la muerte como el descanso eterno que nadie debe temer. Estas dos corrientes distintas se mezclan no solo en su apariencia, sino también en su personalidad: Por un lado, la muerte quiere presentarse como un ser de poder inimaginable e invencible, capaz de viajar en el tiempo. Así, su vanidad y orgullo son su carta de presentación, así como el gusto por la intimidación y el desprecio. Por otro lado, en su verdadero interior, que muestra a Ángela y Samziel con el regalo de la inmortalidad, es un ser tierno que sabe apreciar la belleza, el amor y la bondad. Es un ser casi atormentado por el cumplimiento eterno de las obligaciones de su cargo. Nada puede vencerlo ni ser superior a él, pero está sometido a las leyes del libre albedrío de los humanos. Así, debe convencer a las almas cuando sus cuerpos mueren de que deben avanzar hacia el Más Allá.
Ángel del amor: Se presenta como una mujer sensual y atractiva, vanidosa y presumida cuyo orgullo es tan grande que todo lo que hace tiene el propósito de demostrar su gran poder de atracción y de manipulación del amor y la atracción entre mortales. Sus atributos son propios de lo que consideramos una mujer materialista y simplona que está obsesionada con su apariencia. En la mitología grecoromana, equivale a Afrodita-Venus.
Ángela: Periodista nativa de Sevilla. Una mujer previsora que calcula con antelación cada paso que da, no se deja llevar por sus impulsos, y mucho menos por sus necesidades sexuales. El autocontrol, la buena educación, el respeto y la moralidad son sus marcas de acción. No es una mujer que se quiera a sí misma, de hecho la vemos quejarse en varias ocasiones de su físico. Se cree una persona débil, indigna de amor, pero es una mujer fuerte que lucha por conseguir lo que quiere. Está tan obsesionada con el triunfo, que en realidad es una prueba que se autoimpone, que el fracaso la lleva a la ansiedad y la depresión. No le gustan los cambios, los teme. Sin embargo, es muy curiosa y pretende saber todo lo que le rodea, ya sea por su faceta periodística o por su necesidad de controlarlo todo. Está sumida en los convencionalismos de la sociedad acerca de la sexualidad femenina, de ahí que se autorreprima. A pesar de tener pareja, no lo descubrimos hasta casi la mitad de la novela, pues no lo menciona hasta entonces. Es una relación complicada, a distancia, que dura cinco años. Ve muy poco a su novio, aunque dice hablar con él por teléfono todos los días. El susodicho personaje, cuyo nombre es Pablo, se presenta como el tópico del hombre cuya única preocupación es su éxito profesional, hasta el punto de despreciar a Ángela como mujer y persona. Él también está atado por los convencionalismos sociales; de hecho cree que una mujer activa sexualmente y con necesidades sexuales es una mujer despreciable, inmoral y sucia. Y así se lo manifiesta a Ángela, cuando esta ya ha superado esos prejuicios, mostrándose tal cual es por primera vez. Ángela lo desprecia, lo rechaza y lo deja con el apoyo de Samziel, que se enfrenta a Pablo en público por defender el orgullo de Ángela.
Ángela es la narradora de la historia, exceptuando el prólogo, epílogo y los capítulos finales de la novela. Así la vamos conociendo poco a poco. Su estilo mezcla la ironía con la ternura, mostrándose como una mujer llena de complejos y reprimida, en la que combaten continuamente las neuronas con las hormonas (razón VS instintos).
Samziel la conoce cuando esta lo invoca por error justo antes de quedarse dormida en la cama de un hotel de Madrid. Samziel la despierta acometiendo su obligación, y Ángela lo rechaza, sintiéndose sucia, cuando se da cuenta de que la escena erótica no es un sueño. Samziel se siente obligado a cumplir como genio sexual, y primero debe convencerla de que él es real. Luego se da cuenta de que Ángela no se dejaría disfrutar a sus ofrecimientos, y Samziel descubre que es una humana reprimida y debe vencer sus prejuicios para ser feliz. Crea un mundo imaginario en la mente de Ángela, recreando un palacio de Las mil y una noches, donde cada puerta le llevará a una fantasía erótica. Aunque en un principio el lector puede pensar que la novela se desarrollará centrándose en estas fantasías, apenas se nos muestran dos. A pesar de las expectativas, el lector se sorprende al descubrir que el libro va más allá, profundizando en la psicología de los personajes e intentando destrozar los prejuicios y convencionalismos injustos de la sociedad.
Ángela es lo opuesto al egoísmo. Cuando se da cuenta de lo que siente por Samziel y este le dice que es un demonio, ella se deja guiar por sus sentimientos e instintos, y sabe que en realidad no es cierto. Otra superación de los prejuicios.
Es un “alma blanca”, es decir, la reencarnación de un ángel caído en combate en la guerra contra los demonios. De ahí le viene su empatía, su deseo por hacer que los demás se sientan bien cuando estén en su presencia.
Este personaje es la alegoría de toda mujer moderna estancada en los viejos ideales de mujer perfecta. Aquella que no se siente bien consigo misma, que no acepta su cuerpo, que no se quiere tal como es; y sobre todo, aquella que reprime sus necesidades sexuales, porque la sociedad le ha hecho creer que la mujer debe ser comedida y autocontrolarse. Sin embargo, Ángela se supera a sí misma, borra de su mente esos prejuicios, acaba queriéndose a sí misma y siendo feliz. Acaba descubriendo que lo importante no es lo que piensan los demás de su apariencia, o si esta cumple con los cánones de belleza o no. Lo importante es aceptarse tal como es y encontrar a la persona perfecta que la ame con sus defectos y con sus características. A veces lo que uno se ve como un defecto, al otro le parece un aspecto encantador y admirable.
Samziel: Al principio parece el típico maromo seductor obsesionado con el sexo. Cuando se presenta como “genio sexual” todo parece encajar. Sin embargo, se va abriendo poco a poco a Ángela y con sus actuaciones demuestra ser algo más. Es capaz de sentir, de amar, de sufrir. No se resume a su actividad sexual o a su excitación, tiene las mismas reacciones y pasiones (para bien o para mal) que cualquier otro mortal. Intenta esconder su verdadera naturaleza de ángel maldito, pero Ángela es capaz de arañar la superficie de las apariencias y convencerlo para que confíe en ella y se deje ver tal cual es. Se revela entonces como un hombre (inmortal) con gran capacidad de comprensión y amor. Su disciplina y autocontrol son tales que es capaz de engañar a todas sus invocadoras y hacerles creer que es como una especie de ser animado diseñado para dar sexo, pero que no es capaz de hacer otra cosa, ni de tener personalidad propia. Está tan sumido en la vergüenza y la culpa que se niega a sí mismo el acabar con la maldición, aunque al fin y al cabo no sea tan dificil hacerlo. Al quedarse Ángela embarazada por error, se cree culpable de un horrible castigo provocado a ella, pero los acontecimientos demuestran que por azar ha logrado ser libre para vivir su amor y formar una familia.
Se nos muestra como un ángel de alas atrofiadas, antaño un príncipe angélico guerrero, luchador contra demonios y protector de humanos. Antiguamente estuvo mezclado entre los mortales, escondido como uno más, ejerciendo de consejero de grandes personalidades poderosas. Así que no es solo un guerrero, es también un sabio al que le preocupa el bienestar de los humanos.
Este personaje es la alegoría del hombre perfecto a ojos de la mujer heterosexual moderna: rubio, ojos azules, piel dorada, casi dos metros de altura, complexión atlética… y lo más importante, un experto en sexo. No solo su apariencia es un tópico, también lo es su personalidad: un hombre tierno, a la vez que sencillo y detallista, comprensivo, caballeroso, que sabe sacar lo mejor de la mujer y hacerla mejor persona, dándole el mejor regalo de todos: el autoaprecio y la autoaceptación. Las personalidades atormentadas masculinas son un tópico de moda de atracción, que presenta en otras series de televisión, libros y películas de gran éxito.
La visión del hombre perfecto se mezcla con la visión clásica de un ángel: incapaz de hacer daño (y si lo hace, ser castigado), protector de la humanidad, aprecia la bondad y el amor por encima de la apariencia física, está por encima de los convencionalismos. Así, se crea un aglutinamiento muy especial de tópico de hombre perfecto, y ángel amante del sexo y el placer. Como representante de la raza angélica, se nos muestra un mundo de ángeles muy humanos, con sus vicios y personalidades definidas. No es un mundo celestial clásico donde los ángeles son espíritus sin cuerpo, y mucho menos sin necesidades corporales.

En cuanto a personajes secundarios, por ser tal no me extenderé demasiado: Pablo, el novio de Ángela; Layla, Galgaliel y Kokbiel, hermanos angélicos de Samziel y quienes colaboran a que Ángela sepa la verdad sobre el fin de la maldición, engañando a Samziel para que hable sin saber que Ángela está escuchando desde otra habitación; la ofamín ayudante del ángel de la muerte que se encarga de que el colgante caiga en manos de Ángela; el druída que maldice a Samziel, y su hija (ambos aparecen a partir de testigos, no como personajes como tal); los mellizos hijos de Ángela y Sam, que aparecen en el epílogo.

Temas
Los convencionalismos de una sociedad que aún no ha superado el machismo. Los hombres con muchas amantes son alabados y bien vistos, las mujeres son criticadas. La mujer perfecta debe ser bella, cumplir con los cánones de bella, autocontrolarse y negar su sexualidad, o al menos dejarla salir en contadas ocasiones.
La mujer que no se acepta tal cual es, que odia su cuerpo, que no se cree digna de ser amada. Y la victoria al comprender que ese no es el camino para ser feliz.
El amor por encima de las razas, edades, costumbres, prejuicios y apariencias.
La venganza como manera de hacer pagar una muerte que en realidad fue un suicidio, convertida en una maldición contra Samziel. La autoculpabilidad, el miedo y el autorrechazo son más fuertes que el odio que otros sienten hacia nosotros.
Dejarse guiar por la razón está bien, pero de vez en cuando hay que dar rienda suelta a los instintos y sentimientos.
La sinceridad y la confianza en otro ser, que es lo máximo que puede haber en una pareja.
La muerte no es el final, las almas tienen su vivienda en el cielo; los ángeles caídos pueden reencarnarse en humanos una y otra vez, pero los ángeles completos que renuncian a su alma mueren para siempre.
La parodia a los convencionalismos y las mujeres frígidas.
La psicología de los mortales es muy compleja, como lo demuestra el inconsciente de Ángela cuando Samziel se cuela en sus sueños. Cada personaje que aparece en las escenas de lugares públicos (cafetería) es una propia parte de Ángela, con sus anhelos y puntos de vista.
No hay que tener miedo a las propias fantasías sexuales. Abrazarlas y disfrutar con ellas es una buena forma de ampliar la sexualidad. La masturbación tampoco es negativa, no debe tenerse miedo a la satisfacción del placer.
El placer sexual es como cualquier otra necesidad física, como el hambre o la sed. Comer lo que nos gusta no está mal visto, ¿por qué iba a ser malo disfrutar al satisfacer la sexualidad?

Narrador
El prólogo se narra desde el punto de vista de la ofamín que ayuda al ángel de la muerte a ganar la apuesta.
A continuación para a ser la voz de narración Ángela, que empieza por contarnos cómo son sus sensaciones en un sueño erótico, para luego descubrir que no era un sueño. Su voz sigue hablándonos hasta más allá de la mitad de la novela. Entonces pasa a ser narrador en tercera persona desde el punto de vista de Samziel.

Espacio
Dentro de la ciudad de Madrid encontramos escenarios que solo aparecen una vez:
El restaurante donde Pablo y Ángela cenan y rompen. Es un lugar importante precisamente porque es una escena crucial para el desarrollo de la psicología de Ángela.
La casa de Ángela y Samziel en el epílogo, donde se desarrolla su vida familiar e íntima.
La sede periodística donde Ángela tenía la entrevista, escenario en el cual decide colocarse el colgante maldito por primera vez.
Los espacios más importantes y repetidos son:
La habitación del hotel de Ángela, en donde se conocen por primera vez los protagonistas. En este lugar tienen desarrollo la mayoría de las escenas eróticas, así como el momento en que Ángela se queda embarazada y Samziel revela su verdadera historia.
En la mente de Ángela se suceden las escenas de fantasía erótica, es el regalo que Samziel le hace para que se conozca a sí misma, se acepte tal como es y deje de reprimirse. Esas escenas parten de una habitación principal que emula el mundo de Las mil y una noches. Por tanto tiene una connotación de sensualidad y magia de cuento de hadas en el que Ángela es la princesa, la figura central y reverenciada por los personajes de sus fantasías eróticas.
En el subconsciente de Ángela la primera escena que se nos muestra es en una cafetería, donde Samziel se cuela mientras ella duerme para recrear todo el mundo de fantasías eróticas. Pero primero en la cafetería tiene lugar una larga conversación acerca de la falsa maldad del erotismo. Los personajes, los otros clientes, de la cafetería son en realidad las distintas caras del subconsciente de Ángela, representan la imagen que tiene de sí misma en diferentes etapas de su vida, e incluso la imagen en la que gustaría convertirse.
Y todos estos escenarios se acoplan en un espacio más grande, que es la ciudad de Madrid. En pocas palabras en el prólogo la autora es capaz de describirla como un ir y venir constante de gente encerrada en sí misma, como si las personas tuvieran una pequeña caja sobre la cabeza que le impide mirar lo que hay a su alrededor. Es un lugar triste y artificial, que fomenta el individualismo.

Tiempo
Madrid actual.
Cronología lineal de los acontecimientos, salvo un breve flashback antes de la primera fantasía erótica, donde se nos explica cómo ha llegado a esa situación. Los acontecimientos principales se desarrollan en apenas unos días, aunque la historia continúa casi sin fin, con la inmortalidad de los protagonistas. Hay referencias a hechos pasados muy antiguos, cuando Samziel cuenta la historia del origen de su maldición. Entre el último capítulo y el epílogo hay un tiempo de silencio de varios años.

Opinión personal
Una lectura muy amena y hechizante que te atrapa desde el primer momento. El lector se va creando unas expectativas que no se cumplen, porque la historia no continúa por donde uno se imagina. Sin embargo, la sorpresa es buena, el argumento mejora esas expectativas. Además la novela no es solo una sucesión de hechos, sino que profundiza en la psicología de los personajes, creando un paralelismo con la realidad usando los tópicos de la mujer real moderna considerada perfecta, y el hombre real moderno considerado perfecto. Es una lucha por acabar con los estereotipos y convencionalismos, y por eso es una buena historia, porque no se queda en el relato de unos hechos que suceden a otros. Va mucho más allá.
Es encantadora la mezcla de cuento de hadas y princesas con el género erótico. Hay referencias a ese mundo con el escenario de Las mil y una noches, pero también en el hecho de la maldición, el colgante mágico, el genio sexual que remite al genio del cuento de Aladino. ¿Y por qué está inspirado en los cuentos? Porque esta historia puede resumirse en una mujer que conoce a un hombre, pero hay una maldición por el medio que es una barrera entre ambos. El amor tiene el poder suficiente para acabar con todos los obstáculos que surgen: el novio de Ángela, los convencionalismos sociales sobre el erotismo femenino, la culpabilidad terrible de Samziel que le impide acabar con la maldición, e incluso la misma muerte.
Es en fin un libro muy recomendable, por su filosofía, su encantadora mezcla de cuento y erotismo, su tono triste-irónico y su historia que te atrapa desde el principio hasta el final. El lector lee casi con ansiedad, sin parar, una página tras otra deseando saber más, y más, y más. Puede acabar engañándose junto con Ángela respecto a la historia de Samziel, pero la autora da pequeñas pistas para que el lector sea capaz de sospechar que las cosas no son como parecen.
Los personajes están tan bien construidos que parecen reales. Ángela parece hablarte desde las páginas como si lo que cuenta hubiera pasado de verdad, y Samziel está tan bien presentado que una acaba enamorándose de él y deseando ser Ángela.
Las escenas eróticas son tiernas, pero realistas. No escatima en detalles, no tiene miedo de los convencionalismos. Pero no resulta ni vulgar ni obsceno, porque en el fondo sigue la filosofía de aceptarse a uno mismo.

Anuncios

5 comentarios sobre “Sara Roi, en entrescritores, y su novela Fantasías inconfesables

Agrega el tuyo

  1. Espero que te lo tomes como una crítica constructiva, para intentar ayudar a Sara Roi. Tu reseña es tan amplia y completa y cuentas tantas cosas del argumento, que ya no siento la necesidad de leer la novela. Creo que sería mejor para la autora que sólo dieses unas pinceladas y que, desde luego, no contases el final.

    1. Ante todo muchas gracias por tomarte el tiempo de leer el informe. Te agradezco tus comentarios y tendre en cuenta tu opinion. Mi objetivo era contruir un informe de lectura critica tal como haria un lector critico de una editorial, es decir, aquellos encargados de leer los originales recibidos y hacer un informe exhaustivo de todos los detalles, para de esa manera la editorial tener todos losdatos posibles para tomar una decision. Por tanto pretendia que los receptorea del texto sean editores y editoriales y que los lectores apoyen a la autora compartiendo el texto. Tal vez debeeria puntualizarlo para que no se caiga en los spoilers. Muchas gracias de nuevo por tu tiempo.

  2. Muchas gracias por el informe, Lucía. Me siento muy honrada y tremendamente halagada de que te hayas tomado tantas molestias para hacer un informe tan completo ¡Eres increíble!

    En cuanto al comentario de idaean, sólo puedo decirle que un libro es mucho más que argumento. Por otro lado, conocer la trama de “Fantasías Inconfensables”, no tiene por qué ser un punto negativo, todo lo contrario: la novela está llena de ‘pistas’, comentarios y acciones cuyo sentido no se comprende hasta que no se ha leído la obra completa. Es entonces cuando todo cobra sentido y cuando verdaderamente se entiende por qué se comporta así los personajes, principalmente Samziel. Por eso, te animo a que la leas ;). Y a todos los que ya lo han hecho, les diría que volvieran a hacerlo… entenderán muchas cosas.

    Gracias de nuevo a todos los que ya habéis leído “Fantasías Inconfesables” y especialmente a ti, Lucía, gracias por tu tiempo y tu apoyo. Sólo decirte que, ante todo, lo que más satisfacción me produce es saber que la obra te ha gustado.
    Un abrazo.
    Sara Roi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: