Reseña de Las hijas de Crénam, de Alfonso Alcázar

 

Sinopsis: Más de 600 años a.C existía un mundo donde el conocimiento y la naturaleza eran considerados magia.
Un mundo donde la avaricia de algunos alcanzaba cotas inimaginables, secretos inconfensables y traiciones inigualables; donde el azar del destino jugará un papel importante para las hermanas Nabalé y Sheret, que correrán miles de aventuras entre pociones, leyendas y hechizos.

Mezclando aventura e historia, esta novela se sitúa en una Hispania antigua de celtas e iberos; podemos ver lugares reales impresionantes, cuya descripción le da un toque de magia, como cuevas con pintadas milenarias o una ciudad repleta de piedras con una leyenda preciosa a la vez que macabra.

Las protagonistas son dos hermanas que acaban separadas por la mala suerte y la ambición de hombres de mala calaña; una emprende un viaje larguísimo como acompañante de un llamado drayma (un sabio en proceso de aprendizaje-investigación), y la otra es esclavizada y va pasando de amo en amo hasta llegar al palacio real. En él, las historias de ambas hermanas se entrecruzan, aunque ellas no lo saben. Es un punto a favor esa impotencia que se crea en el lector al conocer las aventuras de ambas y saber que están tan cerca como para poder verse por casualidad, pero que la mala suerte lo impide.

La historia principal está un poco escondida, aunque las hermanas son las protagonistas en realidad no son personajes tan importantes como parece; son testigos de hechos importantes ocurridos a personas de su entorno. La gran variedad de personajes y escenarios crea una ilusión de novela complicada, historia enreversada y hasta puede llegar a confundir al lector si no está muy atento. Recomiendo leerlo en momentos de lucidez mental, nada de lectura de antes de irse a dormir. Incluso estaría bien llevar unos apuntes con esquemas sobre los personajes y la historia paralela de las dos hermanas. Profundizando en el argumento, se llega al quid de la cuestión, que no es otra que la crónica de la ambición de un hombre que quiere convertirse en rey y recuperar un tesoro escondido en el fondo de un lago: asesinatos, intrigas, envenenamientos, traiciones… de todo se ve en ese palacio comido por la tragedia, donde ha ido a parar una de las hermanas, casi por casualidad.

Hace veinte años, de ese palacio partió un grupo de hombres sabios, los encargados del estudio y la conservación de los saberes de aquellas. El rey los mandó en un largo viaje en busca de nuevos conocimientos; cada uno de ellos lleva una aguja que lo identifica, y que junto con las agujas de los demás compañeros (llamados draymas) abre la caja que el malo de la historia quiere abrir. Con uno de estos draymas se topa la otra hermana, y le hace de acompañante en su viaje, cuya intención es encontrar a los otros compañeros sabios y reunirlos de nuevo, tras veinte años.

Hay muchas desviaciones del argumento principal, tal y como decía, debido a la gran cantidad de personajes secundarios, cuya biografía también es tratada en el libro. Esto, en mi opinión, desluce la historia principal, porque complica bastante la novela, la hace muy larga, con muchos detalles y escenas que parecen ni pinchar ni cortar nada. También hay un estudio sobre la fabricación de jabones, debido a que la hermana esclava se dedica a eso; un tema bonito para los interesados, pero que a veces se me hacía pesado y aburrido. Se dedica un capítulo entero a narrar los descubrimientos, saberes, objetos e información que los draymas han ido encontrando en su viaje; algo curioso, en el sentido de que para unos todo eso parece magia, para otros ciencia. Es interesante ver cómo se usa esta información para salir de algunos problemas de personajes encerrados o en apuros; se nos demuestra que la información o la “tecnología” (entre comillas, de aquellas parecía algo modernísimo) en sí misma no tiene utilidad o valor; lo que importa es el uso que se le da, cómo se usa, para qué… Conjugarla con un ingenio propio de un Ulises da resultados sorprendentes y muy imaginativos. La pena es que el autor, en lugar de sorprendernos mostrando el resultado, o el fin de las escenas que estos ingenios resuelven, nos cuenta todo el proceso de discernimiento, ensayo y error de los planes, así que al llegar al desenlace no produce sorpresa. Creo que habría quedado mucho mejor si usara un flash back, mostrando el desenlace y luego un resumen del proceso que ha dado lugar a ese resultado. Haría la escena más ágil e interesante.

Me ha llamado la atención la elección de nombres; casi todos inventados, si estás atento, puedes darte cuenta de que son anagramas de nombres reales: Crénam, Carmen; Senul, lunes; Sheret, Esther; Naa, Ana, etc. Esto me hace deducir que tal vez no sea causal la elección de esos nombres, sino que puede que esos personajes estén basados en personas reales cercanas al autor; esto explicaría la presencia de otros personajes “de adorno” o que están, pero que no aportan.

En resumen: una historia de aventuras e intrigas palaciegas camuflada bajo capas y capas de personajes secundarios; hay mucho drama, desgracias, algunas escenas con toques de fantasía y espiritualidad, leyendas, escenas resueltas mediante el ingenio. Un libro cuyo gran trabajo de elaboración se puede intuir perfectamente. Para unir toda esa red de personajes, microhistorias, aventuras, ambiciones palaciegas y escenarios reales el autor ha debido de trabajar muchísimo. Además, algunos datos muy concisos sobre lugares y fabricación de jabones deben de tener origen en un trabajo de investigación. Mi aplauso para él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: